Saltar al contenido
Mitologia Griega

Hefesto dios del fuego y de la forja

hefesto

Hefesto era uno de los principales dioses de la mitologia griega, era el dios griego del fuego y de la forja principalmente, aunque también de la metalurgia, por estas razones era a quien todos acudían cuando precisaban armas ya que un excelente herrero, artesano y escultor.

En todos los centros industriales o de manufactura ubicados en la antigua Grecia se adoraba a el dios del fuego Hefesto.

En la mitología romana su equivalente era Vulcano.

Características de Hefesto

Existen muchos mitos y leyendas que narran la vida de Hefesto, en la mayoría se lo menciona como un ser poco atractivo y cojo. Su madre, Hera, cuando éste nació y observar lo feo que era decidió arrojarlo lejos del Olimpo.

Luego de varios días, las nereidas lo recogieron y cuidaron de el en la Isla Lemnos, isla en la que creció y se convirtió en un maravilloso artesano.

Nacimiento de Hefesto

Los antiguos escritores no coinciden en el nacimiento de Hefesto, existen varias versiones encontradas.

Según Hesíodo, la diosa de los dioses, Hera tuvo a este dios sola para vengarse del nacimiento de la diosa Atenea de la cabeza de Zeus. Homero, en algunos de sus escritos menciona a Hefesto como hijo de Zeus. Sea o no el hijo del dios todo poderoso, el dios del fuego y la forja nació deforme, sin la belleza que era una de las principales características de todos los dioses.

Según un escrito, Hera, para deshacerse de esa fea criatura decidió arrojar al niño desde el punto más alto del Monte Olimpo. El pequeño dios cayó hasta impactar contra el mar. Allí fue recogido por las nereidas, quienes lo criaron en la isla de Lemnos.

La caída no mató al pequeño dios, pero si lo dejo cojo de por vida, este es un rasgo característico de este dios, esta cojera no le permitía caminar normalmente y lo hacía más feo. Según otra versión se cree que quien arrojó al pequeño dios fue Zeus.

Atributos de Hefesto

atributos de hefesto

Como mencionábamos anteriormente, era un dios de poco atractivo físico y un problema de movilidad, también se lo presentaba como un hombre trabajador, con la barba crecida, pecho al aire y trabajando inclinado en un yunque.

Sus atributos más conocidos son las herramientas de trabajo como pueden ser el martillo, tenazas y yunque.

Varios expertos concordaban en que según sus representaciones poseía la apariencia típica de alguien que estaba envenenado con arsénico, un cuadro clínico que causaba cáncer en la piel y cojera.

Varios herreros de la época padecían dicha situación crónica ya que al trabajar con bronce, éste se trabajaba con arsénico para endurecerlo.

El dios Hefesto fue el más importante creador de accesorios para los dioses griegos, la creación de todos los objetos metalúrgicos con poderes eran atribuidos a Hefesto, como puede ser por ejemplo las sandalias y el casco de Hermes, el cinturón de Afrodita, las flechas de Eros, entre otros.

Mitos de Hefesto

Mito de Hefesto y Afrodita

La expulsión del dios del fuego del Monte Olimpo no duró mucho, los dioses olímpicos, al descubrir la habilidad de éste como herrero y artesano, comenzaron a solicitarle encargos, así fue como poco a poco el prestigio del joven dios comenzó a aumentar rápidamente.

Su madre, Hera, al ver la habilidad con la que construía el dios del fuego, decidió encargárle un trono de diamante y oro para su palacio. Hefesto aprovechó esto para vengarse de la diosa, al crear el trono, colocó una maldición en el mismo que haría que cuando Hera se sentara, quedaría atrapada en el trono y el único que podía liberarla sería Hefesto.

Cuando el trono le fue entregado, Hera se sentó y quedo atrapada en el mismo. Aunque todos los dioses le suplicaron al dios del fuego que regresara al Monte Olimpo y liberara a su madre, el dios, se negó recordando el trato recibido por su madre al nacer.

Dionisio, el dios del vino gracias a sus artes, emborrachó a Hefesto y logró que éste regresara al Monte Olimpo montando a un burro. Cuando el dios se recuperó de su borrachera, Hefesto decidió aceptar la petición de los dioses de liberar a Hera bajo una condición, tener como esposa a la bella Afrodita. El dios de los dioses, con ansias de ver a Hera libre no se negó y la mano de la diosa del amor le fue concedida a Hefesto.

Mito de Hefesto, Afrodita y Ares

mitos de hefesto

Afrodita fue la esposa de Hefesto, y para ella construyó para demostrarle su amor una gran cantidad de joyas, sin embargo la diosa del amor lo engaño con Ares, el dios de la guerra.

Febo le contó al dios del fuego sobre la infidelidad de su esposa, y cuando los amantes se encontraban en uno de sus encuentros, Hefesto, envuelto por la ira y los celos los atrapó en una red de oro que había creado para capturarlos e inmovilizarlos, para así de esta forma mostrarle a los demás dioses griegos el engaño.

Mito de Hefesto y Atenea

El mito de Atenea y Hefesto comienza cuando el dios del fuego es traicionado por su esposa Afrodita al huir con Ares. Este mito detalla como el dios del fuego se encontraba tan enojado que cuando su hermana la diosa Atenea lo visitó para solicitarle un nuevo armamento, el dios quizo violarla. Atenea de forma enérgica lo rechazó y se apartó, así fue como el semen de Hefesto cayó encima de la pierna de Atenea.

La diosa se secó el semen con un pedazo de lana, el cual cayo al suelo. Ese semen cayó sobre Gaia, la diosa de la tierra, y así fue como ésta dio a luz a Erictonio, un ser mitad serpiente y mitad humano.

Relaciones e hijos de Hefesto

Los antiguis escritores que narran la historia de amor entre Hefesto y Afrodita no hablan de hijos entre ellos, por lo que se cree entre ellos no tuvieron hijos.

En uno de los libros de Homero, cuenta que la esposa del dios del fuego no era Afrodita, sino que era Aglaya, una de las tres Cárites. Con ésta Hefesto habría tenido 4 hijos: Eucleia, Eucenia, Eufeme y Filofrósine.

Según el mito de Hefesto y Atenea como veíamos anteriormente, uno de sus hijos es Erictonio, del quien Atenea se compadeció y lo crió hasta que se convirtió en el rey de la ciudad de Atenas.