Saltar al contenido
Mitologia Griega

Dionisio dios del vino

dionisio

Dionisio era considerado el dios del vino en la mitologia griega, su equivalente en la mitología romana es Baco. Hoy en día su nombre es sinónimo de locura, excesos, fiestas y éxtasis. Se lo consideraba también el padre de la agricultura, de la borrachera y del teatro. Dionisio es uno de los dioses griegos más conocidos.

Nacimiento e Infancia de Dionisio

nacimiento de dionisio

Exsiten dos versiones encontradas en cuanto al nacimiento de Dionisio, la primera narra que el dios del vino fue fruto de la relación entre Zeus y Sémele, una simple mortal, otra versión menciona que su madre fue Perséfone.

Cuando Hera, esposa del dios de los dioses, se enteró que Sémele se encontraba embarazada de Zeus, decidió transformarse en una sirvienta para ganarse la confianza de la joven y vengarse de la misma. Cuando se ganó su confianza Sémele le confesó que el padre del hijo que esperaba era Zeus.

De esta forma la diosa convenció a la princesa de pedirle a Zeus que para probar que su amor hacia ella era verdadero se presentara ante ella en su verdadera forma. El dios accedió a la petición, sin darse cuenta que terminaría matando a la joven, los rayos y la luz irradiada por el dios hizo que Sémele muriera al instante. El dios abrió a la joven para quitarle al niño que llevaba dentro y lo cosió a su pantorrilla, así fue como lo salvo y termino su gestación en el cuerpo del dios. Meses más tarde nacería el dios del vino Dionisio.

La versión que le adjudica la maternidad a Perséfone narra que la diosa de los dioses, Hera intentó matar al dios del vino cuando esté era un niño enviando a los Titanes, pero Zeus con sus rayos intentó espantarlos aunque no llegó a tiempo, ya que los Titanes se habían comido al pequeño. El dios logró salvar el corazón y con el pudo reconstruir a Dionisio en el vientre de Perséfone.

Estas dos versiones sobre el nacimiento de Dionisio explican por qué se lo llama “el que nació dos veces”. Este renacer es uno de los principales motivos de adoración en las mitologías religiosas.

Crianza de Dionisio dios del vino

Zeus preocupado por el niño debido a los celos de Hera, decidió confiar la confianza de su hijo Dionisio a varias personas, éstas varian según las versiones: el rey Atamante y su esposa, las ninfas de la lluvia de Nisa, el dios Hermes, Perséfone o la diosa Rea.

El dios del vino creció y aprendió como preparar el vino y sobre agricultura en general. La diosa de los dioses, Hera se las ingenió para hallar a Dionisio e hizo que éste se volviera loco, por esta razón el dios comenzó a vagar por determinados puntos de la tierra.

Fue curado de su locura en Frigia por la diosa Rea, quién también le enseño rituales religiosos. Dionisio viajó hacia Asia en donde le enseño a la gente a cultivar vino. Más tarde regresaría a Grecia donde emprendería con su culto.

Características de Dionisio

atributos de dionisio

El dios del vino es generalmente representado como un ser joven y vigoroso, amante de la naturaleza y de los animales, su época preferida en el año era la primavera.

Cómo dios del vino es un gran amante de las fiestas y celebraciones. Se lo asocia con el toro ya que es el principio masculino de la reproducción.

Es un dios muy fiel a los humanos, habita en las cercanías de los bosques y los viñedos.

Mitos del dios del vino

Mito del Rey Midas

Un día en Frigia unos campesinos encontraron en las calles a un anciano borracho, el cual fue reconocido como Sileno, padre adoptivo de Dionisio, éste fue llevado ante el rey de Frigia, Midas, quién protegió al anciano hasta la llegada del dios del vino, quien lo había estado buscando con desesperación.

Al encontrar a su padre adoptivo con Midas, el dios ofreció concederle un deseo en modo de agradecimiento. El avariciosos Midas le pidió al joven Dios que se le concediera el don de convertir todo lo que tocase en oro, poder que le fue concedido.

Midas, al probar su nuevo poder y ver que este funcionaba ordenó realizar un banquete en honor a Dionisio. Pero cuando intentó probar un bocado, el rey vió que lo que tocase se convertía en oro (el toque de Midas), al saludar a su hija también la convirtió en oro, por lo que solicitó al dios que lo liberara del don que le había sido concedido. Dionisio lo oyó y le aconsejó bañarse en el río Pactolo y de esta forma la maldición llegaría a su fin.

Midas se baño en el río Pactolo y al tocar las aguas el poder pasó a éstas, convirtiéndose las arenas a los alrededores del río en oro. Este mito explicaba porque las arenas de éste río eran tan ricas en oro.

mito del rey midas

Mito de Licurgo

Licurgo, el rey de Tracia, al oír que Dionisio se encontraba en su reino, decidió enviar a prisión a sus seguidoras. El dios del vino escapó y se refugió con Tetis, donde envió una sequía la cual hizo que el pueblo se sublevara. Fue así como Licurgo enloqueció, y asesinó a su hijo con un hacha al creer que éste era un brote de hiedra, una planta relacionada con el dios del vino.

Un oráculo de la ciudad vaticinó que mientras Licurgo estuviese con vida la tierra iba a permanecer seca y vacía, fue así como el pueblo entero se puso en su contra y lo descuartizaron. Una vez Licurgo cayó Dionisio levantó la maldición que había caído sobre el reino.

Mito de Prosimno

Una de las historias mas conocidas narra como Dionisio descendio al inframundo para rescatar a Sémele, su madre. El dios del vino descendió desde un pozo en la costa de la Argólide. Allí fue guiado por Prosimno, quién le solicitó ser su amante como recompensa. En el viaje ésta murió, por lo que el dios para cumplir con su promesa creó un falo con un olivo y lo clavó en la tumba de Prosimno.

Mito de ámpelo

Según el escritor Nono, otro de los mitos sobre el dios del vino incluye a Ámpelo, quién era un sátiro que murió en un accidente mientras montaba a un toro, el cual estaba loco debido a la picadura del tábano de Ate.

Las Moiras le dieron a Ámpelo otra vida como parra, de la cual el dios del vino realizó el primer vino.