Saltar al contenido
Mitologia Griega

Diosa Deméter

demeter

Deméter es la diosa de la agricultura en la mitología griega, protectora de los cultivos y las cosechas. Se le conoce como una de las divinidades más importantes en toda Hélade, dónde le rindieron culto en diferentes localidades, una de las más destacadas fue Eleusis.

En la mitología romana se le asocia con Ceres.

Nacimiento de Deméter diosa de la agricultura

Fue hija de Cronos y Rea. Al nacer fue engullida por su propio padre, para evitar que en un futuro pudiese destronarlo. Zeus fue el único que escapo de ese destino, y al crecer pudo liberar a sus hermanos, para luego liderarlos en la guerra de los titanes.

Luego de su victoria, fue consagrada como diosa de la agricultura y la fertilidad.

Características de Deméter

diosa de la agricultura

Se le representa sentada en un carro, rodeada de símbolos relacionados a la cosecha, como granos, flores, frutas, etc. Vestida sobriamente y coronada, portando un haz de espigas en la mano izquierda y una antorcha en la derecha.

Otras veces solía ser retratada con su hija Perséfone.

Descendencia de Deméter

Deméter no tuvo marido, pero aun así tuvo varios hijos:

  • Perséfone y Yaco nacen de la relación de la diosa con su hermano Zeus.
  • Engendro a Arion y Despena con su hermano Poseidón.
  • Concibió a Pluto y Filomeno con Yasión (Hijo de Zeus).

Mitos de Deméter

La diosa Deméter es protagonista de muchos mitos, que suelen relacionarse con la agricultura. Uno de los más populares es el que comparte con su hija Perséfone y Hades, situación que abrió paso a las estaciones del año en la mitología.

Deméter y Perséfone

Demeter y Persefone

Perséfone fue raptada por Hades y llevada al inframundo. Luego de varios días sin tener rastro de su hija, la diosa emprendió la búsqueda sin tener éxito, ya que ningún humano ni dios tenía noticias de su hija. Muy enfurecida, condeno a la tierra a un invierno eterno, donde los campos murieron y dejaron de tener cosechas.

Esta situación resulto alarmante para Zeus, quien en su búsqueda logró descubrir el paradero de Perséfone. Encargando la tarea de rescate al dios Hermes.

Hades decidió evitar una posible represalia por parte de Zeus y accedió a liberarla, pero antes la engaño para que comiera seis semillas de granada, obligándola a regresar al inframundo cada seis meses.

De esta manera, cuando Deméter se juntaba con su hija los campos florecían y la vegetación adquiría fuerza, y durante los seis meses que se ausentaba la tierra se volvía estéril.

Otras versiones narran que fue Hécate quien rescato a Perséfone, e incluso una versión alternativa cuenta que no fue engañada para comer las semillas, sino que lo hizo con el propósito de poder volver.

Deméter y su estadía en Eleusis – Mito de Triptolemo

Cuando la diosa buscaba a su hija (en forma de una anciana), fue acogida en la ciudad de Eleusis por el Rey Céleo, quien pidió que cuidará a sus dos hijos – Demofonte y Triptólemo.

Como regalo por la hospitalidad del rey, la diosa intento convertir en inmortal al pequeño Demofonte, cubriéndolo con ambrosia y quemando su piel mortal con carbones en la chimenea del hogar. Durante el ritual la esposa del rey descubrió a Deméter y asustaba empezó a gritar. En ese momento, revelo su verdadera forma de diosa.

En lugar de hacer inmortal a Demofonte como regalo, decidió enseñar al hijo mayor el arte de la agricultura. Quien fue el primer hombre en conocer los secretos y completo la misión de educar a toda Grecia en este arte, volando por el país en un carro alado.

Deméter y Melisa

Melisa tuvo el privilegio de ser instruida por Deméter, sin embargo, las mujeres del pueblo celosas la interrogaron un día para que les contara los secretos del ritual de iniciación, al negarse, las mujeres la golpearon hasta matarla.

Como castigo, Deméter envío una plaga al pueblo que acabo con gran parte de la población e hizo que del cuerpo de la sacerdotisa salieran abejas. Por esta razón, a las servidoras de la diosa se les conocía como “Melissae”.