Saltar al contenido
Mitologia Griega

Atenea diosa de la sabiduria

atenea

La mitología griega es una historia además de interesante, muy intrigante y adictiva. Sus historias están llenas de amor, pasión, paz y fraternidad, pero también de guerras, violencia, rivalidades y rencores. Durante todo este inestable tiempo una diosa caracterizada por su bondad y sabiduría, pero también por su inclemencia en la guerra resaltó de entre los doce dioses del olimpo. Su nombre es Atenea, diosa de la sabiduría.

Atenea en la mitología

Los guerreros, bestias, dioses y semidioses gobernaban en esos entonces cada uno a su manera, siendo los más importantes y poderosos los dioses. En este caso, Atenea, proclamada diosa de la sabiduría y la guerra justa entre otros títulos, era una de las grandes figuras de los doce dioses del olimpo. Esta era una guerrera muy valiosa y difícil de derrotar, a la cual se enfrentaron muchos ejércitos, otros dioses y semidioses sin tener mucho éxito.

Su figura e imagen tuvo una importante influencia en la cultura y el pensamiento griego durante esa época. (Hace aproximadamente seis mil años). La veneración y el respeto que se le tenía se pudieron evidenciar en restos arqueológicos y literarios de la era. Asimismo, ella fue fuente de inspiración y reconocimiento para fundar las bases de las sociedades, la justicia y la sabiduría que hasta el día de hoy tienen su influencia directa.

Alrededor de Atenea surgen decenas de mitos importantes para la historia clásica griega, e incluso la romana. En la literatura y la mitología romana aparece con características levemente desiguales y un nombre diferente, ya que se le llamó Minerva. En ese imperio cumplía prácticamente las mismas funciones que en el pueblo griego. Más allá de esto, los demás mitos son de sumo interés por lo que algunos merecen ser estudiados.

Características de Atenea: Una diosa sabia y estratega para la guerra

Todos asocian al instante que escuchan su nombre a las brutales guerras y matanzas de la época. En cierto modo no están equivocados, porque estuvo inmersa en varios asuntos bélicos durante toda su historia. A ella recurrieron muchos ejércitos y guerreros antes de tener un inevitable enfrentamiento a muerte. Por esta razón, Atenea tuvo una vital importancia y protagonismo en la épica guerra de Troya, llevada a cabo en el 1194a.C.

Por otra parte, el reconocimiento como la diosa de la estrategia también se le atribuye, ya que puedes tener el ejército más fuerte, pero sin una buena estrategia no llegarás muy lejos. Sin embargo, ella tenía una faceta muy diferente a toda esta violenta y sangrienta. Atenea también era la diosa de la paz y la justicia. En ella se apoyaban cuando de acordar la paz entre rivales se trataba. Además, cuando algún acto de corrupción o injusticia se llevaba a cabo, a ella era a la que había que pedir perdón o a quién pedirle consejos.

Otros títulos que se le asociaron fueron los de la diosa de la sabiduría, siendo de gran valor para complementar la estrategia para la guerra. Además, las ciencias y la habilidad también se les sumaban a todos sus méritos. Todas estas habilidades le agregaron seguidores que la convirtieron en una de las diosas más queridas y respetadas del olimpo. Su legado persiste hasta la actualidad más que todo en el occidente del mundo.

El nacimiento de Atenea

nacimiento de atenea

Por lejos, el nacimiento de Atenea es uno de los supuestos hechos más valorados e intrigantes de su vida. Hay varias versiones, todo dependerá del autor y de otros factores, pero el más aceptado es este. El mito dice que el oráculo había advertido a Zeus, dios de los cielos y del trueno, que un hijo suyo lo destronaría de su reinado. Él preocupado literalmente se tragó a su primera esposa Metis para evitar su profecía.

Lo que no se esperaba es que esta ya había concebido un hijo de él, por lo que era demasiado tarde. El feto tuvo una normal gestación y se desarrolló es su interior. Pasado el tiempo, Zeus sufría de una terrible jaqueca que fue capaz de inhabilitarlo de cierto modo. Harto de esta situación al verse debilitado por tal malestar, tuvo una idea un poco extraña pero que resultó.

Le pidió a Hefesto, dios del fuego y el gran forjador y herrero, que con su hacha le partiera el cráneo para dejar salir lo que sentía en su cabeza. Dicho y hecho. Él cumplió su orden y al abrirle el cráneo salió la hermosa diosa de la guerra Atenea ya adulta, con armadura, escudo y lanza. Al llevarse a cabo esta acción, hizo un grito al cielo de guerra tan fuerte y poderoso que el mismo Urano, titán primordial de los cielos, tembló.

Atenea en la guerra

Como has visto a lo largo de este artículo, Atenea tiene como principal fuerte, además de otros, la guerra. Por esta razón, no sería de extrañarse que haya tenido una gran participación a favor del ejército griego en la sanguinaria guerra de Troya. Básicamente, ella animó y alentó a los griegos a que luchasen contra los troyanos. Algunos afirman que sin su injerencia, la historia de la mitología griega hubiera sido diferente; sin tal mítica guerra.

Atenea apoyó a sangre y muerte a su ejército. Ella luchó a su lado, los protegió en muchos casos de la tempestad del enemigo y rescató a muchos de los integrantes del ejército para que se levantasen y siguieran luchando por su pueblo. Su poder era tan grande, que incluso su medio hermano Ares no pudo ayudar a su ejército, los troyanos, a salir adelante. Los griegos con apoyo de su media hermana Atenea los derrotaron.

Pero como todo en la vida, tuvo un final. Ella les retiró el apoyo a los griegos luego de que derribaran su estatua, cosa que la ofendió y la hizo sentir insultada. Además, Áyax, hijo de Telamón, violó en el templo de ella a Casandra, hija del rey de Troya, finalizada la guerra, cosa que enfureció a Atenea e hizo que su padre castigara de manera brutal a todos los griegos mientras regresaban a su pueblo.

estatua de atenea

Una terrible tormenta hizo naufragar a las embarcaciones griegas y un poderoso rayo de Zeus se encargó de hundir en la que viajaba Áyax. Aunque él sobrevivió en un principio, Poseidón lo ahogó con el poder de sus aguas. Así pues, el ejército griego quedó destruido luego de las ofensas que se llevaron a cabo en contra de la poderosa diosa que en su momento les apoyó y luchó junto a ellos mano a mano.

Atenea Paternos

atenea partenos

Atenea se caracterizaba por tener un carácter rígido, serio e incluso a veces malhumorado. Muy posiblemente todo esto la haya llevado a nunca poder casarse, tener amante o a conseguir su verdadero amor. Los hombres decían que ella tenía el corazón de piedra (no literalmente) porque nunca nadie había logrado conquistarla. Así que durante toda su vida siempre conservó su virginidad, de allí el nombre Paternos. (Virgen).

Atenea Paternos (o simplemente Atenea) tuvo participación en varios mitos en donde expresaba su modestia sexual. Uno de los más famosos, es el caso de Tiresias, un adivino y profeta ciego de la ciudad de Tebas. Se dice que él se la topó bañándose, por lo que su bella desnudez lo cegó. Gracias a este hecho, ella decidió indemnizarlo de cierto modo al permitirle oír a las aves, las cuales les traían las profecías y les contaban el futuro.