Saltar al contenido
Mitologia Griega
satiros

Los sátiros, criaturas mitológicas muy peculiares

En la mitología griega existían unos seres llamados sátiros que estaban al servicio de Dionisio el dios del vino; estas criaturas habitaban en zonas boscosas y montañosas por lo que eran identificadas como la fuerza de la naturaleza. También tenían una apariencia muy similar a la del Dios Pan, es decir una apariencia de cabra de la cintura para abajo y torso de humano al otro extremo, además portaban un par de cuernos en la cabeza.

También eran muy particulares en comparación a otros seres debido al comportamiento tan singular que los caracterizaba, siendo posiblemente comparados con las actitudes desinhibidas de los hombres. Así mismo representaban la fertilidad en los campos de cultivos de uvas y otras frutas.

Origen de los sátiros

Suele haber múltiples historias referentes al origen de los sátiros, por lo que no se sabe a ciencia cierta de donde son oriundas estas criaturas. Hay una teoría hebrea relacionada con el catolicismo, otra que trata sobre una posible fusión entre el fauno y el semidiós Pan y por último se dice que hay otra que relata la proveniencia de la península de Peloponeso Grecia.

Los autores de distintos poemas sugieren que estos seres conviven en un lugar llamado “Arcadia” lugar inventado para crear una ilusión y que el lector se sienta más cautivado. Por lo que en la mayoría de sus historias se encuentra especificado como la tierra de los sátiros.

sátiros amantes del vino

Atributos más destacados

Son criaturas reconocidas en la historia de la mitología griega por ser sensuales y tener un enorme apetito sexual, además de amar las fiestas, la música, el baile, las mujeres y el vino. Todos son del género masculino y tenían como pasatiempo favorito el perseguir y seducir a las ninfas. Principalmente esto lo hacían con una danza para atraerlas denominada sikinnis.

El instrumento que más los caracteriza es la flauta, por lo que eran considerados excelentes músicos, la misma era acompañada en las fiestas por otros sátiros que tocaban los platillos y las castañuelas. Del mismo modo, se podría decir que el atributo más destacado en ellos era andar con el miembro viril erecto para todas partes, jamás dejaban de recibir sangre en dicha área del cuerpo.

Pan el semidiós de los sátiros

No se sabe con certeza la identidad del padre de este semidiós; sin embargo muchos afirman que fue el Dios Hermes quien con una mortal procreó al ser divino conocido como Pan. A pesar de haber sido abandonado por su madre siendo solo un bebé, esta criatura siempre contó con el apoyo de su supuesto padre Hermes, el cual lo vio crecer para convertirse en un ser muy sensual que tenía un gran éxito en la conquista de ninfas.

Por desgracia el sátiro también sufrió lamentos amorosos, debido a que nunca pudo ganarse el corazón de las ninfas Pitis y Siringa, las cuales llegaron al extremo de transformarse en pino y en un cañaveral respectivamente. De manera que, el semidiós furioso decidió convertir a la primera en una especie de corona y a la segunda en lo que sería denominado luego como “flauta de Pan”.

Pan es considerado el Dios de los pastores debido a que en ocasiones dedicaba una parte de su tiempo a proteger su rebaño y a descansar junto a este. Agregado a esto se dice que si era molestado durante una de sus siestas podría mostrar un lado de él que causaría pánico al más valiente.

sátiro tocando la flauta

Relación con los dioses griegos Dionisio y Apolo

Los sátiros eran considerados seguidores del Dios Dionisio, de ahí el amor al vino tan desmesurado; ocasionalmente se presentaban en algo llamado las Dionisias, el cual era una especie de obra de teatro que se presentaba en Atenas en el cual se aprovechaba la peculiar forma de comedia de estos híbridos para sacarle una carcajada al público entre los dramas actuados, se dice que de esas presentaciones provienen los chistes satíricos.

Una leyenda cuenta que en cierta oportunidad se presentó una rivalidad no muy destacable con Apolo, Dios del sol, por parte de un sátiro llamado Marsias; este, orgulloso de su habilidad con la flauta reto a la poderosa Dios en una contienda musical que termino perdiendo con mucha facilidad al ser retado por el oponente a tocar el instrumento musical al revés, siendo desollado vivo por la entidad divina como castigo.

Representación en la religión católica

En la biblia, más concretamente en los pasajes de Levítico 17:7 y de Isaías 34:14 se hace referencia a unas estatuas en forma de seres diabólicos con el aspecto similar al de una cabra, quienes eran idolatrados falsamente por personas paganas. En los rituales realizados alrededor de las supuestas deidades se realizaban sacrificios poco ortodoxos, los mismos consistían en mantener relaciones sexuales con una cabra y luego asesinarla.

Se dice que la inspiración para este tipo de dioses fue tomada de la mitología griega, concretamente del semidiós Pan. Inclusive, en algunas traducciones realizadas a la biblia, el término para clasificar a estos seres es denominado “los sátiros”. Esto puede ser una clara referencia a la apariencia ilustrada de los demonios y Satanás en la actualidad.

satiros mitologia griega

Diferencia entre los sátiros y los faunos

La principal diferencia entre ambos es que el origen de los sátiros es griego y el de los faunos es romano. Estos últimos a pesar de tener una apariencia similar contaban en comparación con características un tanto distintivas, no solo en lo físico sino también en el comportamiento.

El fauno no solo era adorado como el Dios de los campos y los pastores, sino también fue considerado una divinidad oracular y profética. Se debe resaltar que este ser antiguo en su parte inferior parece más una gacela que una cabra; otra cosa resaltable es la actitud del mismo debido a que en similitud con los sátiros tienen más clase, tienden a ser pacificios, más sabios y mucho menos desinhibidos.

Datos interesantes sobre los sátiros

El líder de estas particulares criaturas era Sileno, una deidad menor considerado el Dios de la fertilidad. Los híbridos anteriormente citados veían al vino como un sacrilegio a tal nivel que cuando son moldeados en dibujos o esculturas les colocan una copa de vino en la mano, se podría llegar a decir que solo se alimentaban del delicioso néctar.

Los sátiros se han creado una mala fama por el comportamiento festivo y alegre que tienen, de tal manera que al no adquirir un control sobre sí mismos llegan a tener una conducta violenta. Sumado a esto se incluye que tendían a utilizar el vino para engañar a las mujeres con la finalidad de que estas fuesen seducidas más fácilmente para saciar las necesidades primitivas de los ya mencionados subordinados de Dionisio.