Saltar al contenido
Mitologia Griega
quimera

La Quimera es otra de las grandiosas criaturas que se remontan a la mitología Griega, cuyo aspecto físico es el de un ser hibrido que se compone de diversas partes de otros seres, ubicándose en las regiones cercanas de Asia Menor. Nace producto de la mezcla entre los implacables Dioses Tifón y Equidna, por lo que suponía ser una bestia de gran poder.

Es reconocido también por ser uno de los creadores del León de Nemea y la Esfinge, al mezclarse con el implacable Ortro. Cabe destacar que era descrito como un arrasador de rebaños, que con frecuencia acababa con las pequeñas civilizaciones y todos los animales que allí albergaban.

Historia de la Quimera

Desde su nacimiento, esta criatura fue criada por el rey de Caria, Amisodares, y estuvo ubicada específicamente en Pátara.

Al aumentar de tamaño y alcanzar cierta madurez empezó a generar terror en todo aquel que se atravesaba en su comino, acabando con gran cantidad de vidas humanas y animales, por lo que eran muchos quienes sentían deseo por acabar con ella, pero pocos poseían la capacidad de lograr el cometido.

Producto de ello el Rey Yóbates, pide a uno de los famosos hijos de Poseidón, el llamado Belerofonte, que acabe con esta bestia para culminar definitivamente con su reino de terror, sin embargo, allí no acababan las intenciones de tan siniestro Rey, pues con ello buscaba deshacerse también del héroe a petición de uno de sus hijos y destruir dos puntos de inflexión en su mandato.

quimera mitologia griega

Belerofonte y la Quimera

Luego de la petición del Rey, este grandioso héroe se dispone a movilizarse en búsqueda de la quimera, con la ayuda del Pegaso quien tiene lugar en muchas historias de la mitología.

Al encontrarse con ella la Quimera inicia su proceso de defensa brotando fuego de su boca y evitando que Belerofonte pudiese aproximarse a ella.

Luego de diversos intentos, el implacable héroe tuvo la idea de poner plomo sobre la punta de su lanza, arrojándola hacia ella, y al entrar en contacto con el fuego creo una explosión que acabo con ella rápidamente, por lo que salió victorioso e ileso de la feroz batalla.

quimera peleando

Características de la Quimera

Entre algunas de las características importantes que poseía la quimera, se pueden mencionar las siguientes:

  1. Poseía la cabeza de un enorme León, con un pelaje bastante pronunciado.
  2. El cuerpo era el de una enorme cabra con gran cantidad de masa muscular magra.
  3. Cola de serpiente como la de su madre, con la que atrapaba a sus víctimas inmovilizándolas con facilidad.
  4. Escupía fuego por su boca, lo cual dificultaba el acercamiento y batalla cuerpo a cuerpo.
  5. Poseía una enorme velocidad, por lo que era casi imposible escapar si estaba al acecho.
  6. Sus patas poseían enormes garras capaces de cortar y herir gravemente a sus presas.
  7. Se decía que podía comunicarse por medio del idioma de los dragones, sin embargo este no generaba contacto con ningún ser al que considerase inferior a él.

A pesar de ello, existen diversos escritos que afirman que esta bestia no poseía una sola cabeza, sino que por el contrario, al culminar su lomo arrancaban dos o tres cabezas pertenecientes a un León, una cabra con enormes cuernos perfectos para la defensa y un dragón quien se encargaba de escupir fuego, a su vez se dice que podría poseer alas, por lo que se manejaba muy bien en el cielo.

Curiosidades sobre la Quimera

Según los escritos, este monstruo solía obtener como presa a cierta cantidad de animales y personas, llevándolas a su refugio sin hacerles daño, para luego ser devorados como parte de su alimentación. A su vez es importante mencionar que agrupaba grandes cantidades de riquezas que robaba de las aldeas, por lo que le llamaba la atención el oro y la plata.

Hoy en día se conservan varias representaciones del monstruo que fue involucrado en diversas historias, pero todas se centran en la fuerte batalla que enfrento con el hijo de Poseidón, por lo que su legado perdura a través de los escritos y con el paso de los años se hace más popular entre los relatores de cuentos y mitos.