Saltar al contenido
Mitologia Griega
escila

La mitología griega está llena de criaturas monstruosas nacidas en la imaginación de los antiguos griegos. Y en ella podemos encontrar a la historia de Escila, que era una gran criatura marina que estaba atrapada para siempre en una roca, ubicada en el paso marítimo del Estrecho de Messina entre Italia y Sicilia, que devoraba instintivamente cualquier cosa que pasara frente a ella.

Escila estaba en el mismo sitio que Caribdis pero en el lado opuesto del estrecho. Como todos los barcos que transitaban por el canal tenían que pasar por el estrecho, cuando intentaban evitar a Caridbis, forzosamente tenían que acercarse a Escila y viceversa. Entonces ella extendía sus seis cuellos con cabezas de perro y atacaba a los barcos aplastándolos contra las rocas, en las que se sentaba para devorar a los marineros que agarraba.

Origen de Escila

Escila, hermosa ninfa que poseía gran belleza, era hija de Forcis un dios marino anciano que fue arrojado al mar luego que Atlas lo matara, y de Ceto que representaba los peligros ocultos del mar. Esta pareja de monstruos tuvieron muchos hijos, entre ellas las llamadas Fórcides.

Por consiguiente Escila era hermana de las tres Gorgonas (Medusa, Esteno y Euriale), las tres Grayas (Dino, Eurio y Persis) y Toosa. También era hermana de Ladón dragón del jardín de las ninfas Hespérides.

Otra versión dice que Escila era hija de Tifón y Echidna, pero esta interpretación no tiene mucho fundamento, debido a que Escila al igual que sus hermanas las Gorgonas, eran ninfas que gozaban de una gran belleza, y por esa característica es que fueron convertidas en monstruos.

Características de Escila

Antes de que la bruja Circe la convirtiera en un monstruo, Escila era una hermosa y joven ninfa, que tenía un rostro tan dulce como una niña angelical. Debido a su belleza, esta encantadora doncella contaba con muchos pretendientes que se hallaban interesados en ella.

Una vez, convertida en una monstruosa criatura, sus rasgos físicos cambiaron radicalmente, de los cuales podemos destacar:

caracteristicas escila

  • Su tronco era de mujer y tenía una cola de pez.
  • De su cintura salen seis largos cuellos con seis cabezas de perros grotescas, con dos patas cada uno, para hacer un total de 12 patas o garras.
  • Las seis bocas de cada cabeza estaban provista de tres apretadas hileras de afilados dientes, con los cuales desgarraba a los barcos.
  • Su voz era terrible, porque emitía un aullido tan estridente y sus gritos de miedo parecen el rugir de un león.
  • Se dice que su aparición monstruosa era temida hasta por los mismos dioses.

Escila, al percatarse de su nueva forma monstruosa la rechazó inmediatamente y se dejó caer al mar cerca de los arrecifes y las rocas que formaban el Estrecho de Messina.

¿Cómo Glaucus conoce a Escila?

La historia de Escila comienza con el dios marino Glaucus. Un día mientras Escila caminaba alegremente por la playa, Glaucus se percató de la hermosa ninfa. Su descomunal belleza hacía que tuviera numerosos pretendientes, aunque ella solo le importaba jugar con las otras ninfas en el mar.

A Glaucus le parecía la mujer más hermosa que había visto caminar por la orilla del mar, y quedó totalmente enamorado de ella, tanto que sintió haber perdido su corazón de amor por Escila. Glaucus después de haberla admirado desde lejos, se acercó a la ninfa para tratar de hablar con ella y conquistarla, pero Escila se asustó mucho al ver aquel extraño hombre con gran cola de pez y su cabello lleno de cizañas.

Él le dijo las palabras más dulces que conocía, y todo lo que se ocurrió para que ella le prestara atención, pero Escila salió corriendo y se escapó. Además de aborrecer su inusual apariencia, no le gustaba su aire engreído que poseía por considerarse un dios.

¿Cómo Escila se convierte en monstruo marino?

Al ser Glaucus rechazado por Escila, éste no pudo soportarlo, y tristemente nada a la isla de la bruja hechicera llamada Circe, a suplicarle que usara su magia y sus poderes para que Escila se enamorara de él. Desgraciadamente, la hechicera también se había enamorado de Glaucus inmediatamente al verlo.

Circe pudo enamorarse de esta manera de Glaucus, ya que ella estaba bajo un embrujo que le propinó la diosa Afrodita al ofenderla, que se trataba de sentir fuertes deseos sexuales hacia los hombres. Tan pronto lo vió, Circe le pide a Glaucus que se quedara con ella para ser su amante, y que se olvidara de Escila. Glaucus no le hizo caso a las palabras de Circe y le dijo que Escila era su único y verdadero amor.

Cuando la hechicera se vió rechazada y notó el amor de Glaucus por Escila, se enfureció de tal manera, que decidió vengarse de Glaucus lastimando a la bella ninfa. Circe hizo un extracto de hierbas mágicas y se dirigió a la isla donde se encontraba Escila, con el fin de esparcir su pócima en la piscina donde solía bañarse Escila. Al llegar al lugar, hizo lo que había planeado e invocó un hechizo sobres las aguas.

Una vez que Escila entra en el agua se convierte en una criatura horrible de seis cabezas, doce patas y seis bocas. Glaucus al verla convertida en un monstruo, lloró y nado lejos de Escila para siempre. A su vez, cuando ella se ve convertida en una horrible criatura, se lanza al mar y decide irse a vivir en una cueva que se encontraba por un estrecho, en el que vivía otra criatura tan grotesca como ella llamada Caribdis.

Escila y Caribdis

caribdis y escila

En la mitología griega, Escila junto a Caribdis, eran las encargadas de custodiar ambos lados del Estrecho de Mesina entre Italia y Sicilia. Cualquier embarcación que se arriesgara a atravesar la recta del estrecho, tenía que elegir entre algunas de las dos criaturas, para arriesgar sus vidas.

Caribdis era un remolino violento, mientras que Escila era la encargada de jugar con las tempestades y las dominar las olas del mar. Según algunas versiones, se afirma que Escila atacó al barco de Odiseo, cuando se le ocurrió atravesar el estrecho, a pesar de las advertencias que le había realizado la bruja Circe, y esta atacó a los marineros de la cubierta comiéndose a seis de una sola vez, uno por cada cabeza. Luego de todo esto, Escila fue convertida en piedra para evitar que volviera a atacar a otros navíos.

Más información sobre Caribdis