Saltar al contenido
Mitologia Griega
ciclopes

El cíclope es una criatura de la mitología griega, cuya representación es la de una persona gigantesca, con un solo ojo de gran tamaño en la parte central de su frente. Según los escritos, estos seres son de los primeros en lograr habitar el universo y en desarrollar habilidades funcionales como constructores, artesanos y herreros.

La palabra cíclope posee un significado, que es “ojos redondos”, teniendo dos generaciones con aspectos similares, pero con personalidades totalmente distintas, dando lugar a grandes y distintas historias que perduran con el paso de los años.

Características de los Cíclopes

  1. Eran una especie de seres de enorme tamaño y dimensiones.
  2. Poseían una fuerza sobrehumana, se dice que eran capaces de arrancar un árbol desde su raíz.
  3. Su aspecto era un poco grotesco, pues su rostro era un tanto chato, no estilizado y poseían enormes dientes y colmillos.
  4. Poseían un enorme ojo en el centro de su frente.

Generaciones de Cíclopes

Según la mitología griega, se puede afirmar que estos enormes seres habitaron el universo durante dos periodos o generaciones.

Primera generación

Fue creada por los hermanos Arges, Brontes y Steropes, cuyos nombres significan resplandor, trueno y relámpago respectivamente. Estos individuos fueron engendrados por Gaia y Urano de la mano de los titanes y los gigantes de las cien manos.

Urano mantuvo a sus hijos presos en el interior de su esposa, la Diosa Gaia durante mucho tiempo, debido al rencor y sentimiento negativo que poseía hacia ellos, hasta que este fue derrotado por su primogénito y poderoso titán Cronos, liberándolos así de tan horrible y prolongado encierro.

Al poco tiempo estos fueron encerrados en el tártaro nuevamente por el mismo Cronos, debido al enorme poder de los gigantes y la amenaza que representaban para él, por lo que fueron rescatados nuevamente por el propio Zeus, quien solicito ayuda para poder acabar con los titanes, de tal manera los cìclopes ofrecieron su mano para crear el famoso rayo que acabaría con ellos.

Cabe destacar que estos tres seres fueron muy útiles en su época, ya que por solicitud de los Dioses del Olimpo estos convivieron armónicamente siendo los herreros personales de las deidades.

primera generacion de ciclopes

Creaciones de la primera generación

Fueron los creadores del tridente de Poseidón, el arco y flechas de Artemisa, el Casco de invisibilidad de Hades y el rayo de Zeus. También construyeron el primer altar, murallas y fortificaciones de Tirinto y Micenas en el Peloponeso.

Muerte de la primera generación

Apolo acabo con sus propias manos con la primera generación de estos seres, ya que este se encontraba sediento de venganza y lleno de ira por la muerte de su hijo Asclepio a manos de Zeus, producto del impacto directo del rayo que habían forjado los cíclopes.

Segunda generación

Estos enormes seres fueron engendrados producto de la muerte de Urano, pues se dice que las gotas de sangre derramadas por el Dios tocaron a la Diosa Gea engendrándolos nuevamente, teniendo una estrecha relación con los gigantes y una tribu fenicia.

Sin embargo, escritos afirman que el propio Poseidón los creo como una nueva especie, donde convivieron pacíficamente bajo su propia ley en una pequeña isla, donde laboraron y salieron adelante siendo pastores. Estos presentaban una personalidad protectora y defensiva, por lo que, ante la presencia de desconocidos en su territorio, atacaban sin piedad y apresaban sin compasión para transformarlos en su comida.

Existe una historia muy peculiar y famosa que engloba a esta segunda generación, donde el más destacado nombre es el del Cíclope Polifemo, que protagonizo la recordada historia de la Odisea de Homero. La personalidad de este ser era cruel y poderosa, pues solía acabar sin piedad con sus enemigos.

ciclope

Ulises y sus doce compañeros fueron apresados por este cruel monstruo en una cueva donde serían parte de su comida, sin embargo, luego de varias muertes de algunos miembros del grupo, Ulises tuvo la enorme idea de emborracharlo con vino para esperar que este se durmiera y poder atacarlo en el punto más débil (Su ojo).

Logrado el cometido, el grupo de valientes logro escabullirse escondidos entre un rebaño de cabras aprovechando la agonizante situación del Cíclope, quien lleno de furia y desorientado acabo con el sitio.

Si quieres aprender más acerca de las criaturas de la mitología griega, te invitamos a explorar nuestra web.