Saltar al contenido
Mitologia Griega
centauros

Los Centauros forman parte de la mitología griega y a su alrededor se tejen muchas historias o teorías relacionadas con su origen. Se diferencia de otras especies mitológicas por su fisonomía, ya que tiene el rostro y torso de un humano y la otra mitad similar a un caballo. Según diversos mitos, al centauro se le atribuyen rasgos de personalidad muy cercanos a la violencia.

Todo un ser indomable

En su mayoría, los escritores griegos describían al centauro como un ser fuerte, incivilizado, de naturaleza indómita. En ocasiones, la justificación para esta actitud era la constante lucha de dos especies distintas, donde parecía predominar el instinto y pasión animal. De allí su motivación permanente a luchar y pelear.

Además de ello, se dice que los centauros eran proclives a la ebriedad. Su salvajismo les limitaba el respeto hacia las leyes o la hospitalidad de otros. Es por ello que una de las tantas historias relacionadas con centauros señala que en la boda de Pirito, rey de los lapitas, un grupo de ellos se embriagó a tal punto que decidieron raptar a la novia e invitadas. Tal fue la revuelta que muchos centauros perdieron la vida.

Origen de los centauros

Hablar sobre el origen del centauro no es cosa fácil. Así como alrededor de esta extraordinaria criatura existen diversas historias y relatos, su origen no podía escapar de ser algo fantástico.

La historia que mayor acogida ha tenido es la relacionada con Ixión, lapita rey de Tesalia quien fuera invitado al Olimpo. Sin pudor alguno intenta seducir a Hera, la esposa del gran Zeus. Éste se afana por comprobar los rumores y crea con una nube a una mujer idéntica a su esposa, dándole por nombre Néfele. Ixión no perdió tiempo en seducirla y de esa relación nació Centauro.

Por tal acto de traición, a Ixión lo condenaron a sufrir eternamente en el Tántalo. Centauro por su parte, una vez adulto, se unió a las yeguas de Magnesia.  Es así como fueron engendrados los primeros centauros y centáurides o hembras. Aunque estas últimas muy poco nombradas por la literatura antigua.

Principales características del centauro

En contraparte a la violencia y agresividad con las que se relacionan a estos fantásticos seres, está el hecho de vivir en total equilibrio con la naturaleza. Su hábitat se ubica principalmente en las montañas, los bosques y praderas.

Cazaban estrictamente lo necesario para vivir, siendo atraídos por la carne cruda. De los árboles utilizaban la madera para construcción de armas como el arco, la lanza y los garrotes. Parte de su vida salvaje les llevaba a recorrer grandes distancias raptando mujeres.

Muchos escritores definen al centauro como un ser de instintos animales con costumbres humanas. Tal vez por ello su afición al vino y las mujeres, siendo un fiel reflejo de la ira y la lujuria masculina. No en vano se les consideraban entes irracionales e irreverentes. Aunque no faltó quien le atribuyera un carácter social, habilidades para la astrología y afición por la adivinación.

centauro gran habilidad con el arco y la flecha

Fuerza y poder van ligados al centauro mitológico

El centauro es considerado un guerrero con mucha fuerza y poder otorgados justamente por su parte equina. Ante la lucha no escatimaba esfuerzo en pisotear, patear y amilanar al enemigo.

Esta fuerza era optimizada por la destreza humana con el arco, la flecha y la lanza. Si elegía el garrote con la otra mano se protegía manejando muy bien el escudo.  Durante las peleas o la caza, andaba en manada, siempre en grupo.

No se sabe a ciencia cierta la constitución social del centauro. Algunos consideran que formaron comunidades en pueblos solo de ellos. Pero también está la tesis de que eran una tribu donde existía un sacerdote quien tenía el rol de liderar. A su alrededor se constituía la élite de centauros guerreros.

Tipos de centauros

En escritos antiguos aparecen algunas variantes de los centauros con características muy similares; pero con ciertos detalles que hacen la diferencia. En este caso vale mencionar al onocentauro, una criatura híbrida entre humano y asno. Su parte inferior sigue siendo salvaje y simbolizó la lujuria masculina.

El hipocentauro fue dibujado como un centauro pero con una fisonomía un poco más monstruosa. El bucentauro modifica la parte inferior, la cual asume la forma de un toro. A éste no solo se le atribuye rasgos del toro sino también su fuerza y poderío. Aparece en la Edad Media.

El ictocentauro tiene como hábitat el medio acuático. Es igual que el centauro original solo que posee adicionalmente un cola de pez.

Por último están las centáurides o par femenina del centauro. En esta variedad hay diversidad de tipos, aunque todas de singular y destacable belleza. Su cuerpo de yegua es vestido con pelaje de diferentes colores: blanco, castaño o manchado. Aquella mujer blanca cuya otra mitad era una yegua negra, solía ser poco común y mucho más llamativa que el resto.

centauride version femenina del centauro

Quirón: el centauro más sabio

No queda duda alguna del carácter violento y agresivo de los centauros. Llamado por todos “salvajes indomables”, es válido hacer notar algunos casos que fueron la excepción a la regla.

Quirón y Folo fueron unos centauros afables y muy dispuestos a congeniar con los humanos. En estos dos casos la razón se impuso ante la fuerza animal. El primero de ellos fue catalogado como  el centauro más sabio e inteligente de su especie, con un carácter envidiable por su paciencia y docilidad.

Vivía apartado de la cotidianidad en una cueva del monte de Pelión, en Tesalia. Se instruyó de tal manera que llegó a ser un gran maestro de la danza, música y arte en general. Tenía amplia experiencia en la caza y una  capacidad para dar lecciones de moral.

Sin embargo lo que más sobresalió de todas sus genialidades fueron sus conocimientos en medicina y cirugía. Con tal sapiencia no tardó en formar parte importante de la vida de muchos héroes de la Antigua Grecia.

Personajes como Aquiles, Pólux, Cástor, Teseo o Jasón fueron sus discípulos. Se dice además que fue tutor de Asclepio, dios griego de la medicina. Quirón, por ser hijo de Cronos (Saturno), tenía la particularidad de ser inmortal.  Aunque en un momento de mucho dolor y sufrimiento, cede su inmortalidad para descansar en paz.

Es así como Zeus se compadece de Quirón y  lo exalta al cielo como la constelación de Sagitario.

Folo, el centauro amigable

Folo era el responsable de resguardar la bodega de vinos pertenecientes a los centauros. Acogió a Héracles en una de sus visitas a quien le abrió una jarra de vino, aún y cuando tenía prohibido hacerlo.

El aroma despertó los instintos animales de los centauros  quienes tomaron por asalto la cueva de Folo. Héracles, para alejarlos, lanzó sus flechas envenenadas, matando a muchos de ellos. Al acabar tal escena de horror, Folo tomó una de las flechas dejándola escapar de sus manos y cayendo sobre su pie. De forma inmediata murió el centauro.

En términos generales este fantástico ser fue una figura con mucho peso en la mitología griega. Es así como en la era contemporánea, la ficción nos muestra el centauro en películas cinematográficas o en obras de arte, ya sean pinturas o esculturas, de grandes y afamados artistas. Su imponencia lo hace además una figura muy difícil de pasar por alto.